El estudio LVA fue el adjudicatario del concurso de ideas realizado por Iberdrola Inmobiliaria para la construcción de 30 viviendas unifamiliares en Alcalá de Guadaira (Sevilla).

El programa contempla viviendas de cuatro dormitorios desarrolladas  en tres plantas de altura ,baja y primera, en la que incluye una planta de semisótano.

La sostenibilidad y el ahorro energético han servido de base para la elección de materiales de fácil mantenimiento, de sistemas e instalaciones de bajo consumo, y en general, de medidas activas y pasivas de la arquitectura.